miércoles, 18 de mayo de 2016

Run-of-the-mill

La mañana aprisionada entre nubes fúnebres.
Los charcos en las calles, los ojos entreabiertos.
El minúsculo rastro sobre los escalones.
El cielo nuevamente, el silencio atroz.
Él observó las puertas, todas cerradas, el corredor oscuro, indómito.
Estaba su silla, las esquinas, las baldosas, la luz tenue.
Luego la voz, dividiéndose en las paredes como agujero de gusano, como túnel del tiempo.
Se repite en voz baja: "no es real, no es real".
Las manecillas del reloj cantando la misma canción.
"El futuro no es tuyo, es una historia dando vueltas en círculos,
sarcástica".

No hay comentarios: