sábado, 8 de noviembre de 2008

Hacia tu encuentro



Es un poco fuerte, pero necesito expresarlo.

I

Larguísimo sueño, con principio pero sin un final claro. Me vi enredado en nubes, en mucho clamor de neblina, con pasos cortos, por momentos largos, con gente pasando por mi lado pero sin un rostro claro, con respiración pero como vagando sin dirección.
Todas menos una.
La del rostro de luna llena, la de los ojos de medianoche frente al mar, abandonados en una banca, como si el mundo fuera nuestro.
Por esa razón, no me aparté de su lado en ningún momento, volando sin despegar los pies del suelo, soñando pero sin derramar imaginación sino de la mano y mirándonos, sí, mirándonos sin cesar, como si de eso dependiera toda nuestra vida.
Pero despierto.
Viene raudo el recuerdo de una noche, una mirada, su sombra junto a la mía, un temblor de cuerpos, unos labios, unas palabras que sólo pueden vivir dentro de dos corazones que laten a la misma velocidad, no inertes, van de la mano, como hechos del mismo material e irrigando el mismo color. Viene a mi mente infinita tristeza, depresión galopante, ganas de no querer estar en ningún lado, de no querer hacer nada, de desesperación, de querer destruirlo todo, de llorar, de sentir que la melancolía corroe mis venas. Vienen frases cayendo una a una, repitiendo sin cesar: 'te extraño', 'te extraño', 'te extraño'.
Viene un sentimiento tan hermoso que la tristeza y el dolor quedan a un lado cuando recuerdo lo hermosos que son tus ojos, como canción que penetra nuestros sentidos: 'we got a groovy kind of love'. Por eso viene a mi mente los deseos de que nuevamente se encuentren nuestros labios, que se fundan como una aleación, como una necesidad tan preciada como el oxígeno; de que otra vez digamos las palabras que sabemos decir, de que un abrazo sea como el inicio del universo, un roce de las manos, como ola de mar, como el horizonte.

II

El día avanza.
Entre las calles estás. Hace frío, pero la esperanza debe ser la palabra más hermosa que ha salido de los labios del ser humano.
Las nubes se concentran en torno a nuestro mundo.

Yo quiero ir hacia tu encuentro.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Sabes algo yo tambien extraño muchooooooo esos momentos no sabes cuanto muchas veces me dan ganas de dejar todo de romper mi promesa pero se que no lo debo hacer porque nos hacemos daño.. siento muchas veces que interfiero en tu vida y me quiero alejar me quiero ir no quiero ser un impedimento sorry que te diga todo esto pero tu ya tienes por quien velar yo no soy nada a tu lado..... :( simplemente podremos ser los buenos amigos de siempre...

gustavopoeta dijo...

No tienes razón cuando dices que no eres nada.... eres la mujer que yo amo.
Y no sabes cuantas ganas siento de estar en tus brazos en este momento, te necesito.

Anónimo dijo...

Y tu tbien pero siento que tienes que aclarar lo que sientes..... tener tus ideas claras liberarte de eso que te deprime tanto.... y pensar que si es una esperanza pues verlo con optimismo y alegria no deprimiendote.. y seguro de lo que quieres para tu vida...